Terapia en adicciones

Programas

Existen programas y subprogramas especializados para cualquier patología adictiva de tipo químico (cocaína, cannabis, opiáceos, etc) y también para las denominadas “adicciones no químicas o sociales” (ludopatía, dependencias emocionales, adicción a móvil y juegos, etc).

Los pacientes alcohólicos y adictos suelen necesitar tratamiento de desintoxicación. Teóricamente consiste en la superación de la dependencia física de una o varias sustancias, pero es algo mucho más complejo porque representa el primer e ineludible paso de la plena recuperación. Entran en juego aspectos motivacionales, conciencia del problema, diferencia entre demanda y necesidad, etc. La buena desintoxicación no solo neutraliza la dependencia física, sino que prepara e introduce a la deshabituación, objetivo último del tratamiento.

La deshabituación es la superación o remisión de la dependencia psicológica y las secuelas psicopatológicas, relacionales y sociales derivadas de una vida adictiva, procurando capacitar para evitar futuras recaídas, trabajando la maduración psicológica e interviniendo sobre las posibles complicaciones psicopatológicas asociadas, El programa de deshabituación Spiral consiste en un complejo y progresivo plan de actividades y actuaciones psicoterapéuticas y socioterapéuticas extensivas sobre todo al paciente, pero también y en la medida de lo posible a la familia, pareja y allegados.

Así como la desintoxicación prepara y la deshabituación cura y madura, la rehabilitación recupera, es decir, restablece de las secuelas que la adicción provoca; por ejemplo, pérdida de memoria y atención, deterioro del autoconcepto, labilidad afectiva, etc. Mediante estrategias terapéuticas la rehabilitación reorganiza la estructura de la personalidad mejorando la capacidad de enfrentamiento a situaciones y –en definitiva- la autoestima.

Las enfermedades adictivas suelen apartar al paciente de la sociedad y la familia. Y, aunque se mantenga la convivencia, la conflictividad conduce a un aislamiento en soledad o acompañado que es casi peor. Para la adecuada incorporación social se interviene precozmente ya en la deshabituación acometiendo el cambio psicológico del sujeto fruto mediante psicoterapias y socioterapias y culmina en el programa de reinserción con un amplio repertorio de medidas resocializadoras (orientación comunitaria, habilidades sociorrelacionales, etc…

Centros asistenciales

Los centros de atención ambulatoria brindan todo tipo de tratamientos psicoterapéuticos y psiquiátricos a nivel individual, grupal y familiar en régimen abierto. Para ello se dispone de equipos expertos multidisciplinarios y dispositivos adaptados para cada programa. El tratamiento se adapta exquisitamente a cada paciente y situación personal.

Los centros residenciales están indicados para usuarios que necesitan un internamiento temporal. Está indicado para pacientes con procesos psicopatológicos o necesitados de descanso psicológico, lo que incluye toda la salud mental, el alcoholismo y otras adicciones

El centro de día es un recurso polivalente, coordinado con el centro ambulatorio y reservado a aquellos sujetos que necesitan una atención dilatada (extensa y a la par concentrada) en régimen diurno (centros de día).