Rehabilitación

Así como la desintoxicación prepara y la deshabituación cura y madura, la rehabilitación recupera, es decir, restablece de las secuelas que la adicción provoca; por ejemplo, pérdida de memoria y atención, deterioro del autoconcepto, labilidad afectiva, etc. Mediante estrategias terapéuticas la rehabilitación reorganiza la estructura de la personalidad mejorando la capacidad de enfrentamiento a situaciones y –en definitiva- la autoestima.